Categorías
Relaciones Públicas

AHMSA, ¿caso o estrategia?

Por: Maricela Ramos

El caso AHMSA (Altos Hornos de Mexico), en el que su dueño Alonso Ancira y Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), están acusados de lavado de dinero, puede interpretarse como una coincidencia que beneficia la posición del actual Gobierno, que ya tiene demasiados problemas de imagen ante la crisis en el sistema de salud, la inseguridad y los episodios de enfrentamientos armados en diversos puntos del país.

Estos son algunos de los temas que más han acaparado la atención en los últimos días, quizá por el fuerte impacto que causan de forma directa a toda la población, sin embargo, no se trata de temas menores ni alejados de la realidad, todos enfermamos y queremos tener la mejor atención y los recursos suficientes para recuperar la salud; y por supuesto, a todos nos preocupa vivir en lugares seguros y en paz.

Tampoco le salió muy bien la filtración de la lista de periodistas supuestamente beneficiados por el régimen anterior, una lista a la que le hace falta mucho más que solo nombres y cantidades que no dicen nada.

Ante preocupaciones como la seguridad y la salud los electores piensan mejor su voto y a Morena le hace bien que en estos días previos a elecciones en Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Puebla, se expongan casos en los que se nota la «determinación» del nuevo Gobierno de acabar y castigar los casos de corrupción, sin importar quiénes estén involucrados, más aún si se trata de exfuncionarios que colaboraron en el administración pasada.

Coincidencia o no, la crisis AHMSA ha dado mucho de qué hablar y seguirá haciéndolo, las elecciones van y a los candidatos morenistas les abona abanderar la imagen de un gobierno que va contra la corrupción y contra todos aquellos que la ejercen, contra los abusos de autoridad o trato preferencial, como lo vimos con la renuncia de la ex secretaria de Semarnat.

Pensamos que las acciones de la Unidad de Inteligencia Financiera que llevaron a la congelación de cuentas de AHMSA, y de las personales de Emilio Lozoya y de algunos de su círculo más cercano; a la detención de Ancira en España y a la orden de captura (ahora suspendida) de Lozoya, son solo parte de los tiempos que corren -mera coincidencia- y no hacen parte de una de una estrategia que se planificó para el mejor momento. Lo importante ahora será sostener el caso, por lo cual la Fiscalía General de la República y la Unidad de Inteligencia Financiera deberán trabajar de manera estrecha y articulada.